HorariosdeMisa.com.ar


Estación VI


La Verónica enjuga el Rostro de Jesús


Vía Crucis - Estación 6



      El Rostro de Jesús estaba cubierto de sudor, polvo y sangre, e inspiraba compasión y lástima a cuantos lo contemplaban. La Verónica se acercó al Redentor poniendo en su cara un blanco lienzo, en el cual dejó Jesús estampada su divina imagen.
      Si la Verónica sintió tal compasión, al ver tan afeado el Rostro de Jesús, ¿Qué sentiría el Corazón de María?
      Solo los enemigos permanecían con el corazón duro, y seguramente contra su voluntad realizaría la Verónica aquel acto de caridad.
      Jesús dejó estampado su Rostro en el lienzo. Quiso significar que debes acordarte de cuánto hizo popr ti.
      Jesús, la misma inocencia, no padeció por sus pecados, sino por los nuestros.


Anterior  -  Siguiente 



Ultima modificación: 04/2003
A.M.D.G.